viernes, 18 de noviembre de 2011

ÁREA  ESPIRITUAL

El candidato va conociendo progresivamente nuestra espiritualidad, la “caridad pastoral” fundamentada en Jesús buen pastor (Yo soy en buen pastor: conozco a  mis ovejas y mis ovejas me conocen a mi Jn 10, 14). Cimentada nuestra espiritualidad en los apóstoles queremos llegar a tener el corazón de apóstol, que se traduce en la evangelización a todos los hambrientos de Dios, convencidos de que debemos forjar la paciencia, la atención a los necesitados y especialmente vivir cada día la eucaristía como singo visible de amor. 

Los candidatos al primer año: 
(Propedéutico), disciernen el llamado del Señor en sus vidas, para ello se les inicia en la oración, retiros, contemplación y de sobremanera, ser hombres de Dios frente a los que buscan al Señor, ser pan para ser comido por los que necesitan.
(Filosofía), que comprende de 2 años.
El candidato debe tener hábito de oración personal, confianza hacia sus formadores, dialogo con su director espiritual.
Los candidatos de Teología disciernen sobre “La espiritualidad encarnada” que parte de una realidad concreta, se traduce en todos los aspectos sociales de la vida. La oración es mas intensa, se profundiza en nuestras vidas el documento  “Pastores Dabo Vobis” (Sobre la formación sacerdotal en nuestra actualidad) y otros textos a fine4s que vayan en colaboración de la formación íntegra para el sacerdocio. 
Los alumnos del 4to año de Teología finalizan su formación en el Seminario nacional San José. Esto a fin de integrarse con todos los formandos para una integración comunitaria. 
La eucaristía es central durante los días de nuestra formación, en ella se hace presente Jesús y su acción salifica para con nosotros.
La Adoración al santísimo, la Lectio Divina, El rezo del Santo rosario, Oración Taizé. 
También tenemos las “ordenes laicales” que comprende de: Entrega de Albas, Lectorado, Acolitado y finalmente la admisión.
Acabado la formación en el Seminario, se hace la experiencia del año pastoral, luego viene la ordenación diaconal, y posteriormente, la ordenación sacerdotal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada