viernes, 18 de noviembre de 2011


ÁREA COMUNITARIA
Es un aspecto muy importante para el seminarista, como ser racional, espiritual y social. La Comunidad Divina, Padre, Hijo y Espíritu Santo,  es la mayor y sublime expresión de lo que significa la unión en el Amor que todo lo crea y transforma.

El Seminario Mayor San Jerónimo, se ha caracterizado por la alegría y la estrecha solidez que existe entre sus miembros, Rector, formadores, seminaristas y empleados. Es menester, que en la formación de los candidatos al Sacerdocio, se enfatice en la vivencia comunitaria, para que desde lo más profundo y entrañable del hombre se gesten actitudes de vida fraterna. De ahí que se haga énfasis en esto.
Sin una adecuada formación humana toda formación sacerdotal estaría privada de su fundamento necesario. El presbítero, llamado a ser  de Jesucristo, Cabeza y Pastor de la Iglesia, debe procurar reflejar en sí mismo aquella perfección humana que brilla en el Hijo de Dios hecho hombre. Por lo tanto, la finalidad de esta área de formación se inclina más por hacer del candidato un hombre responsable y capaz de obrar libremente y que sepa tomar sus decisiones ponderadas a través del ejercicio de estas virtudes: sinceridad, libertad (exige que la persona sea dueña de sí misma y que esté abierta a los demás), afán de justicia, sentido de austeridad, iniciativa, colaboración, madurez afectiva (tiende a la comprensión y realización del amor verdadero y responsable) , sano juicio, etc. Que todo su actuar siempre sea por motivos sobrenaturales y dando importancia a la vida de comunidad ya que el sacerdote es llamado a vivir en comunión con los demás. (PDV 43-44; 0T 11).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada